¡BIENVENID@!
¡Se bienvenid@ Invitado a Exorcist Gakuen! Has publicado 74 mensajes desde que te inscribistes el .
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» hi :3
Sáb Dic 06, 2014 6:44 pm por MayDemon

» Greenlight Academy {CONFIRMACION}
Jue Jul 17, 2014 4:29 pm por Invitado

» Inuyasha RPG Rol (Élite)
Vie Ago 16, 2013 2:51 pm por Invitado

» World´s Inuyasha RPG [Élite]
Sáb Jun 29, 2013 2:47 am por Invitado

» "Anime Internado NewBlood" ~Internado Escolar~ [Normal]
Jue Mar 14, 2013 3:20 pm por Invitado

» Code Geass: Endless Dark [Cambio de botones]
Miér Feb 27, 2013 3:57 am por Invitado

» Hallo alle.
Mar Ene 29, 2013 6:50 pm por Rin Kagamine

» Blackstone Academy [Afiliación Normal]
Dom Ene 27, 2013 1:40 am por Invitado

» Instituto Takemori {Cambio de botón}
Sáb Ene 12, 2013 5:29 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Sáb Jul 06, 2013 10:55 pm.














Divagando.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Divagando.

Mensaje por Revér Aley. el Dom Jul 15, 2012 2:19 am

Divagar, la palabra que más le gustaba en casi todo el extenso vocabulario que manejaba. Era de las pocas palabras que la acción a la que era referida podía ejecutarla sin mayor esfuerzo. No era como la palabra: Volar, él no podía volar, pero le gustaba esa palabra. Entonces pensó en Mephisto Pheles y su característica de sobre-volar, no volaba como tal era la acción pero sí hacía algo similar.

De hecho, la cuestión por la que había ido a la academia era para su alta a los servicios de la Orden Japonesa. Habían transferido a su madre a Japón tres años antes a Okinawa, mientras que él seguía trabajando en Roma bajo las ordenes de Gregori. Sin embargo, dos años atrás pidió su traslado a la sede Japonesa, por el papeleó la burocracia y demás, apenas hacía tres meses le habían dado luz verde.

Ahora, solo era cuestión de que Mephisto le diera su hoja "rosa" para que pudiera comenzar a trabajar. La ciudadela de la sede Japonesa estaba un poco retirada (o mejor dicho de extremo a extremo del país) de donde vivía su familia, pero ya era diferente estar en el mismo país que en continentes separados.

Mientras que pensaba en todos esos pequeños detalles, más bien que divagaba en esos detalles de su presente. Se encontró viendo la espalda baja (los glúteos) de una chica, se iba a meter que en problemas sí era una estudiante, pero es que no podía dejar de verlos; eran perfectos, ajustados a esa tela oscura. Y tocando el filo de estos, algunas puntas de cabellos verdes. Algo le traía recuerdo de eso pero ahora no quería pensar en eso.

No era ninguna clase de pervertido pero... esos glúteos eran perfectos.

"Buenos días, profesora" escuchó una voz Revér, después de haberla seguido de forma sigilosa pero común durante un rato. Alzó el rostro para ver como un par de estudiantes saludaban al objeto de observación del moreno. Quien prestó más atención a la persona que hubo estado acosando con la mirada desde hacía rato.

Cabello verde, buen cuerpo, profesora... hizo un mohín, sin saber que le recordaba, había algo pero...

"Buenas profesora Stark" dijo otra voz la de un chico quien chocó miradas con Revér al ver como el mayor miraba de forma sospechosa a su profesora.

Revér chasqueó la lengua a la mención del apellido y al choque de miradas con el estudiante, rápidamente se giró para evitar ser tachado como un pervertido mientras que fingía ver la estructura del edificio, no podía echar a correr porque se vería más sospechoso de lo que ya era.

- Qué no me reconozca... qué no me reconozca... -rezó mientras que seguía fingiendo interés, no es que la mujer le cayera mal. Todo lo contrario, había sido del interés del demonio durante años, hasta que descubrió que el único interés de la maister Dragoon/Aria, era convertirse en una exorcista.
avatar
Revér Aley.
••
••

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 14/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Divagando.

Mensaje por Marceline Stark el Dom Jul 15, 2012 4:42 am

Normalmente no tengo mucho qué buscar en las aulas normales de la Academia. Mi labor era netamente trabajar con aquellos estudiantes que se preparaban para convertirse en exorcista. Pero había ocasiones, y ésta era una de ellas, en la que los profesores, todos, nos veíamos forzados a rellenar los cupos disponibles. Por suerte la labor era rotativa, no todos los días tenía que dedicarles mi atención a los estudiantes comunes de la Academia, pero en aquel momento me correspondía ser la profesora encargada de la Sala de Tareas.

“Profesora, necesito ayuda.” Una niña me llamó. Me aproximé a su pupitre y me incliné para ver cuál era la cuestión con la que necesitaba ayuda. La jovencita estaba trabajando con un proyecto de mapas de geografía. Gracias a Dios no era nada muy difícil, como física. “A ver.” Le dije, examinando su trabajo mientras continuaba en mi posición. Muchas profesoras me habían reprochado aquel manierismo, decían que lo hacía a propósito (tal vez era verdad) y que de esa forma distraía a los alumnos. Bueno, jamás los he escuchado a ellos quejarse y hasta ahora no había habido ningún tipo de accidente. “Has tomado el mapa equivocado. La tarea que te han pedido es que dibujaras la nueva división de Rusia luego de que la URSS cayera. Si recuerdas tus clases de historia, luego de la caída varios territorios se volvieron independientes.” Expliqué. La niña asintió y juntas buscamos la hoja del libro donde aparecía aquella división.

Unos estudiantes se acercaron para saludarme, por lo tanto me reincorporé para retornarles la cortesía. Cuando me tocaba dirigir la Sala de Tareas ésta siempre se llenaba. Me gustaba pensar que los estudiantes consideraban que era una profesora agradable con la que se podía pasar un rato entretenido mientras se hacían las tareas. Mientras intercambiaba palabras con ellos noté como uno de los chicos miraba con reproche algo atrás de mi, por encima de hombro. Arrugué el entrecejo y eché un vistazo rápido. Fuera del aula había alguien pero a primeras instancias no lo pude reconocer.

Ahora que había notado su presencia me llené de curiosidad. ¿Acaso los de la Academia me estaban vigilando para asegurarse que estuviera haciendo mi trabajo? ¿O será que el Director Pheles no confiaba lo suficiente en mí por haber venido del Vaticano? “Chicos, discúlpenme un momento. Debo de atender algo. Por favor permanezcan tranquilos y en silencio, o tendrán una agradable cita con el Director.” Ah, no sé por qué, pero me encantaba usar la carta del Director. Pocos se atrevían a sentir otra cosa que no fuera intimidación ante el prospecto de encontrarse con la máxima autoridad de la institución.

Sutilmente me acerqué a la puerta para ver quién había estado vigilándome en clase. Cuando por fin estuvo lo suficientemente cerca para distinguir quién era no pude evitar sentir algo de sorpresa. “Vaya, vaya.” Le dije a su espalda. No sé qué estaba haciendo, creo que trataba de ocultarse con el ambiente pero lamentablemente no era un camaleón. “Mira lo que encuentro por aquí después de tanto tiempo. De haberlo sabido vengo a visitarte antes, Alley. No sabía que trabajabas para Mephisto.” Le sonreí con sorna mientras cerraba la puerta detrás de mí. Luego me crucé de brazos y apoyé mi espalda contra la puerta de madera. “¿A qué debo el honor? Y ya sea por negocios o placer, ¿te gustó lo que viste?”

_________________

I'm Paranoid, not Easily Scared
avatar
Marceline Stark
••
••

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 30/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Divagando.

Mensaje por Revér Aley. el Dom Jul 15, 2012 5:09 am

Jamás, en los años que estuvo en aquella parte de la academia -las aulas normales- se había fijado el delicado labrado a las orillas de las columnas de cemento que sostenían la estructura. Pero un:

“Vaya, vaya.”

Llamó la entera atención del moreno, quien lentamente se giró para encontrarse con Marceline. Por Dios, ahora que el joven veía mejor a su ex-compañera de clases especializadas (Ambos compartían el titulo de Dragoon) se había puesto mejor que la recordaba. Desvió enteramente la mirada mientras que metía sus manos a sus bolsillos debajo de la chaqueta que usaba. De todas formas andaba de "incógnito". Suspiró sonriendo de lado.

“Mira lo que encuentro por aquí después de tanto tiempo. De haberlo sabido vengo a visitarte antes, Alley. No sabía que trabajabas para Mephisto.”

- Hola, Marceline -Siempre había querido llamarla de aquel nombre, la chica era toda una genio brutal en campo por lo cual era llamada por: "Stark", hubiera sido muy raro que él, fuera la única persona que con toda la desfachatez del mundo le llamara: "Marceline". Rió ante su divagación-. Comenzaré en cuanto se terminen de hornear sus muffins -comentó en un tono algo cómico-, y yo no sabía que tu eras niñera... ¿Hay alguna nueva especialidad Meister? -preguntó ahora en un tono más burlón.

¿A qué debo el honor? Y ya sea por negocios o placer, ¿te gustó lo que viste?

Alzó los hombros algo distraído.

- En realidad estaba admirando la estructura del edificio -mintió señalando el techo, después regresó la mirada hasta la del cabello color lima-, estabas mejor cuando estábamos en la academia, aún recuerdo esas flexiones que hacías con tanto esmero... -jugueteó en un tono bastante coqueto. Se asomó a la puerta.

- Aún tengo media hora antes de que los malditos muffins hagan "puf" -imitó la voz y la seña que Mephisto había utilizado para expresar aquella acción-, ¿Me revisas la tarea o tengo que tener cierto rango de edad? -canturreó molestando a Stark.
avatar
Revér Aley.
••
••

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 14/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Divagando.

Mensaje por Marceline Stark el Dom Jul 15, 2012 4:52 pm

“Esta división apesta.” Me encogí de hombros. “Fíjate que no podemos exorcizarlos, sino verlos en su forma más molesta.” La verdad es que hasta ahora los muchachos, tanto a los que les daba clases como a los que simplemente me tocaba cuidar, nunca me habían dado dificultades. Pero una broma nunca estaba de más. “Pero es esto a estar en la división de los pastelillos. Lo más emocionante que puede ocurrir es que unos de los especimenes quede demasiado duro por exceso de azúcar.” Hablaba por experiencia propia, ya que recordé el día en el que Mephisto me recibió y estaba particularmente enojado porque uno de sus pasteles podía ser utilizado como munición para una catapulta.

La verdad es que tenía mucho tiempo sin ver al moreno, así que era agradable ver que se encontrara bien. Tal vez ahora podría pedirle alguna dirección o número de teléfono para permanecer en contacto, aunque si obtenía el puesto que Mephisto le diera lo estaría viendo más seguido. “Eres un muy mal mentiroso.” Meneé la cabeza, luego extendí mi diestra para colocar uno de sus flequillos detrás de su oreja. “Primero dices que estabas admirando la estructura y luego comentas de mis años mozos en el Vaticano. Decídete, ¿qué estabas viendo realmente, picarón?” Acto seguido le di dos ligeras cachetadas en la mejilla y le apreté la nariz de forma cariñosa. “Y para tu mayor información, siempre estoy en mi mejor forma.”

Me quedé en silencio, ya era tiempo de que regresara al aula aunque no me apetecía. Se me debió de notar en el rostro porque mi compañero mencionó el tiempo libre que le restaba. Lo pensé por unos segundos, e incluso eché un vistazo por encima de mi hombro al salón de clases que me tocaba custodiar. “Son niños grandes.” Me dije para mis adentros. “Dame un segundo.” Le dije a Revér, levantando el dedo índice. Abrí la puerta y me asomé por el umbral mientras me aclaraba la garganta para llamar la atención. El ligero bullicio de los estudiantes se apagó al instante para escuchar lo que iba a decir a continuación. “Aún queda media hora, pero tengo un asunto que atender. Como soy la mejor profesora del plantel les permito salir temprano el día de hoy.” La noticia fue recibida con algarabía. Les guiñé el ojo antes de volver a cerrar la puerta mientras que ellos recogían sus pertenencias para marcharse.

“Y así es como terminas una clase temprano. ¿Acaso no soy la mejor profesora del mundo?” Aquello lo dije con cierto sarcasmo en mi voz. “Ahora puedo revisar su tarea, joven Aley. Lo haré mientras me tomo una malteada de vainilla en la cafetería. Espero que su perro no se la haya comido o estaré muy, muy decepcionada.” Tomé su brazo y lo entrelacé con el mío, asemejando a esos dúos de jóvenes emparejados que solían pasear tan juntos y acaramelados, y lo hice caminar rumbo a la cafetería para ponernos al día.

_________________

I'm Paranoid, not Easily Scared
avatar
Marceline Stark
••
••

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 30/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Divagando.

Mensaje por Revér Aley. el Lun Jul 16, 2012 6:18 am

Otra que recordaba el joven Aley celosamente, era el buen humor y el ambiente de "camareria" que podía ofrecer la fémina frente a él. Y éste solo se abstuvo de sonreír. Después de todo debía de mantener cierto punto de "rigor" frente a la compañera y no hacer toda una fiesta en pleno trabajo.

Pero sus conjeturas y divagaciones quedaron fuera de su cabeza al ver como ella acercaba su mano hacia él y peinaba un mechon de su cabello. Una semisonrisa apareció sin más.

“Eres un muy mal mentiroso.”

Se mordió el labio afirmando con la cabeza, no había nada que negar.

“Primero dices que estabas admirando la estructura y luego comentas de mis años mozos en el Vaticano. Decídete, ¿qué estabas viendo realmente, picarón?”

Sonrió encantado ante los tratos amigables de la chica hacia su persona.

- Sinceramente te estaba viendo el trasero, no recordará que lo tuvieras tan sinuoso o al menos no lo recuerdo así en el uniforme que usábamos en el Vaticano -afirmó ante la pregunta retirándose los lentes que usaba por estética y los guardo en la jacket negra que usaba. Regaló una sonrisa de inocencia.

“Y para tu mayor información, siempre estoy en mi mejor forma.”

Bufó desviando los ojos y cruzando de brazos para enarcar una ceja bastante divertido, hablar con ella era realmente agradable. Había olvidado lo que era estar con otra persona de tu edad que llevará la corriente de sus pensamientos. Ella regresó al aula y Revér simplemente afirmo, se giró sacando su móvil para revisar que el estrambótico director no le hubiera enviado algún mensaje, pero al parecer... Mephisto seguía con sus panes.

“Y así es como terminas una clase temprano. ¿Acaso no soy la mejor profesora del mundo?”

Cerró su celular mientras que la miraba y soltaba una suave risa.

- Eres la peor profesora de todos los tiempos... sabes que 'muchos' estudiantes esperan por verte y tú les cortas las alas... -comentó bromista.

“Ahora puedo revisar su tarea, joven Aley. Lo haré mientras me tomo una malteada de vainilla en la cafetería. Espero que su perro no se la haya comido o estaré muy, muy decepcionada.”

- De hecho... no fue el perro fue un Coal Tar -respondió juguetón jalando un mechón de cabello lima que caía por el hombro de la mujer.

La sonrisa de el hombre de los ojos color plata se amplió y afirmó, mientras que ofrecía el brazo y ella lo aceptaba gustosa, y no solo eso, sino que ella se arrimaba más a él, y éste no cortaba los animos también acercándose a ella. Caminando hacia la cafeteria.

- A todo esto, Stark, ¿Cómo demonios terminaste de profesora? -preguntó mirandola de reojo, estaban en tal cercanía que ahora sin problema alguno él podía percibir el aroma de ella. Era distinto del que recordaba en las clases del Vaticano, pero la base era literalmente la misma. Siempre le había comparado con una manzana verde, y relacionaba el aroma natural de ella con aquella fruta. Ahora era un poco distinto, quizás porque el ambiente era otro totalmente diferente.

- Siempre te imaginé como un "efectivo de campo" o un lider de escuadrón -confesó mientras su imaginación volaba un poco-, aunque también te imaginaba como cualquier otra cosa pero no como profesora... -le dedico otra mirada pero esta vez más larga que la anterior-. Después de que termináramos la especialización Dragoon desapareciste... -susurró un tanto desanimado-, bueno... la mayoría fueron enviados a diferentes sedes de la orden por lo que no me sorprendí el no saber nada de ti.
avatar
Revér Aley.
••
••

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 14/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Divagando.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.